Entrevista: El lucense José Manuel Barreiro, Portavoz del Grupo Popular en el Senado

El lucense José Manuel Barreiro en una intervención en el Senado, junto a María Dolores de Cospedal. Senado

Se ha cumplido el primer mes desde la constitución del Senado para la X legislatura de nuestra democracia. ¿Cómo valora su estreno como portavoz del Grupo Popular en la Cámara Alta?

Como una experiencia muy positiva y espero que, según avance la legislatura, resulte cada vez más enriquecedora. Estoy muy ilusionado con esta nueva tarea y muy agradecido a Mariano Rajoy por confiar en mí para asumir esta responsabilidad. Espero no defraudar su confianza y, para lograrlo, no voy a escatimar trabajo y dedicación.

Su nombramiento, a propuesta de Mariano Rajoy, sitúa a un gallego en un destacado puesto político a nivel nacional. ¿Un espaldarazo para el Partido Popular lucense, o un refrendo de su trayectoria al frente de la organización provincial?

Un partido político como el nuestro, con una base social tan amplia y tan activa, y que ostenta una importante cuota de responsabilidad, como resultado del respaldo electoral que hemos obtenido en las últimas citas electorales, está claro que es resultado de un trabajo de equipo. No se trata por tanto de personalismos sino de perpetuar ideas y de dar continuidad en el tiempo al proyecto político que representa el Partido Popular.

Al conocerse la decisión de Rajoy sobre su nombramiento, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, alabó el criterio del actual Presidente del Gobierno, diciendo que usted “haría bien” su trabajo ya que “estaba acostumbrado al debate parlamentario y al diálogo”. En un gobierno con mayoría abrumadora del Partido Popular, ¿en qué aspectos concretos podremos los ciudadanos detectar esa labor de diálogo que se le atribuye?

El diálogo es siempre un buen punto de partida, sea cual sea el contexto político en el que nos encontremos. Es cierto, que en este momento, el Partido Popular cuenta con un amplísimo respaldo electoral y que en el Senado somos el grupo más numeroso de toda su historia. Pero, en cualquier caso, yo siempre apuesto por la suma, me parece una actitud más enriquecedora y mucho más positiva. Además, el complicado contexto económico en el que desafortunadamente está España requiere de los políticos, sea cual sea su adscripción ideológica, un esfuerzo añadido para llegar a acuerdos para que, todos juntos y cuanto antes, logremos reencauzarnos por la senda del crecimiento y, sobre todo, de la generación de empleo. Eso, creo, es lo que los ciudadanos esperan de nosotros, y debemos estar a la altura de las circunstancias y responder a su demanda. No tenga duda de que, desde mi responsabilidad como portavoz del grupo mayoritario, haré todo lo que esté en mi mano para facilitar y favorecer ese ambiente de entendimiento, concordia y consenso. Los políticos estamos para solucionar los problemas de los ciudadanos y para buscar soluciones, y ahora más que nunca, debemos estar a la altura de las demandas de la sociedad y poner todos los medios para mejorar la calidad de vida de tantos y tantos gallegos y españoles, que lo están pasando francamente mal.

Dada la actual situación de crisis económica, son varias las voces que cuestionan el sistema bicameral, postulando la reorganización del Senado o, incluso, su integración en una única cámara con el Congreso. Desde su punto de vista, ahora que afronta un nuevo reto en la política nacional, ¿en qué puede o debe el Senado adaptarse a la situación actual?

Es innegable que, como en todos los ámbitos de la vida, hay que evolucionar, actualizarse. Y el Senado no es ajeno a los cambios sociales y políticos que ha experimentado nuestro país. El Senado ha cumplido con el papel que nuestra Carta Magna le otorgó y lo ha hecho de manera eficaz y solvente. Ahora bien, esto no quiere decir que debamos instalarnos en el inmovilismo y no avanzar en estas funciones. El Senado debe responder a las demandas de los ciudadanos, y para que eso suceda, los senadores debemos ser los que respondamos a esta cuestión. Debemos y vamos a estar en la calle, cercanos a lo que nuestros ciudadanos, que son a quienes finalmente nos debemos, nos demanden.

Su experiencia como conselleiro de la Xunta, diputado provincial en Lugo y concejal en el ayuntamiento lucense le han permitido conocer la gestión territorial desde todos los frentes. En su opinión, ¿cómo se puede optimizar la fórmula actual, ahora que se cuestionan la existencia de las Diputaciones provinciales e, incluso, determinados aspectos del modelo autonómico? ¿Qué papel puede jugar el Senado en este debate?

Quiero apuntar también la importancia que desde mi Grupo Parlamentario queremos que tenga esta Cámara en todo lo referente a asuntos territoriales. Como cámara de representación territorial que es, debemos hacer un esfuerzo para que estas cuestiones tengan en el Senado su primera instancia y su lugar para el debate y solución a los problemas que surjan en este sentido. Sabemos que no va a ser una tarea fácil, y sabemos que en la época que estamos viviendo, los gallegos y los españoles quieren eficacia y respuestas a sus instituciones. Pues bien, el Senado seguirá cumpliendo con sus labores atribuidas por la Constitución, como lo ha estado haciendo hasta ahora, y además tendremos un importante reto que será precisamente el refuerzo y la consolidación de la Cámara como órgano de representación territorial, lo que implica que el Senado sea el primer referente en los asuntos y debates que toquen directamente a estos temas, relativos a las distintas Comunidades y Ciudades Autónomas de nuestro país.

Deixa unha resposta

Your email address will not be published.

Nova Anterior

Abrindo portas para acceder ao mercado laboral

Seguinte Nova

Na escola como na casa: a comunidade educativa de San Clodio une esforzos

Últimas noticias sobre GALERÍA

     
A %d blogueros les gusta esto: